Este sitio utiliza cookies.

Si sigue navegando, usted acepta su uso.

Acepto

MARIYA Y EL MONSTRUO

Nada ni nadie podrá explicar jamás cómo es posible que un padre le arrebate la vida a sus hijos o a la madre de estos. Ayer, 6 de noviembre, un hombre acabó con la vida de su mujer y de su hija de seis años a cuchillazos en el barrio mostoleño de El Soto, mi barrio.


La violencia machista hacia mujeres y niños se ha convertido en una lacra frecuente a la que nuestra sociedad todavía no ha sabido ponerle fin.
Mariya, que así se llamaba la niña a la que su padre le segó la vida anoche, era delgadita y de piel blanca, rubia como el trigo, y de actitud recatada y movimiento prudente.


Era la mejor amiga de la hija de mis buenos amigos Carolina y Juan Ramón, hoy destrozados. Seis añitos de ilusión, de esperanza y de deseos de explorar un mundo al que su padre le ha negado la posibilidad de descubrir.


La ira, los celos, la posesión machista de la mujer y de la familia por parte de algunos hombres, son las miserables causas que conducen a la irracionalidad de un padre a asesinar a sus hijos a cuchilladas.


Hoy es una noticia más, que avergüenza a nuestra sociedad y que llena de sensacionalismo mediático nuestra vida cotidiana, nuestra vulgar vida cotidiana a la que nos hemos acostumbrado rodeados a diario de tragedias como la que se vive hoy en El Soto de Mostoles.


Pero Mariya ya no está, y muy pronto dejaremos de hablar de ella, de sus ilusiones, de sus esperanzas, de sus deseos de descubrir este mundo que, siendo maravilloso, lo estamos convirtiendo en un mundo cruel y mezquino donde las primeras víctimas siempre son los más débiles.


Yo, como padre, me avergüenzo muchas veces de mi género, de nuestro pronto irascible y violento, ese que también mamamos durante nuestra infancia y que todavía hoy nos transforma en auténticos monstruos frente a la sociedad. Pero nuestra sociedad actual y nuestro país dispone hoy de recursos humanos y materiales suficientes para poner fin, de una vez por todas, a esta lacra que aún sufrimos y que llamamos terrorismo machista.
Que sean mis últimas palabras para Mariya y su madre, y que allá donde estén, si es que en algún lugar están, pueda brindarles el universo una vida por fin plena y feliz que este mundo imperfecto no ha sido capaz de brindarles.

Víctor Manuel López Rodríguez
Alcalde de Batres Batres

ARCHIVO PDF

ayuntamiento banner

sede banner

perfilcontratante banner

portal transpa banner

telefonos banner

emplep banner

agenda banner